fbpx

Tras volver de mis vacaciones el 31 de agosto, hice el firme propósito de comenzar este nuevo curso escolar con disciplina, meditando y dándome espacios. Venía motivada y tranquila, hasta que me di de narices con las exigencias del día a día, la falta de tiempo, y esa sensación de cansancio que había dejado atrás durante las semanas de playa, descanso y familia. El caos estaba aquí: uniformes, libros, inicios de clases, nuevos proyectos profesionales…… y yo, ¿dónde estaba?

Tras un primer momento de confusión me di cuenta de que el caos no estaba fuera, sino dentro de mí. Me había hecho un planning mental y no me estaba permitiendo fluir de verdad con mi día a día. Así que en vez de frustrarme por no poder meditar como en verano, decidí aplicarme lo que predico: pequeños momentos de conexión en mi agitado comienzo de curso.

Y sorprendentemente de esos pocos minutos al levantarme, de ese paseo disfrutado y presente con mi perrita por la mañana, del camino al cole con mi hijo en el coche o de esos momentos de preparar la cena y pensar en la comida que debo dejar preparada para el día siguiente, surgieron certezas, calma y descubrimientos. A veces nos perdemos a nosotros mismos en exigencias internas y resistencias al cambio de planes o maneras de hacer. La gran transformación interna no es una explosión de sabiduría y la desaparición de nuestras preocupaciones o problemas. Al contrario, desde el reconocimiento de lo que ya está aquí fuera y, sobre todo, dentro de nosotros, se une la resolución firme de realizar pequeños y concretos cambios en el día a día. Y estos cambios pequeños, que poco a poco van sumando, son lo que va haciendo que algo dentro de nosotros se restructure y nos facilita tener una forma distinta de mirar, de sentir y de vivir desde la presencia y la calma generando cambios en nuestro entorno.

Te animo a que en este otoño que ha comenzado te invites a hacer pequeñas paradas a observar tus emociones, cómo las sientes en tu cuerpo en este momento, explorando qué historias te cuentas y, aceptándolas sin intentar cambiarlas. Tan solo consiste en integrar y aceptar esa parte tuya más vulnerable. Lo que nos hace vulnerables también nos hace más humanos.

Esta última y caótica semana de septiembre, meditar en pequeñas dosis, caminar consciente y disfrutar de esos minutos para mí, me han dado un regalo que no encontraba entre mis resistencias y mis quejas. Estas prácticas me han permitido observar y sostenerlo todo, generando en mí un equilibrio interno que me ha ayudado a enfocarme en mi presente: no en lo que me falta, si no en lo ya conseguido.

Permítete gestionar tu abundancia y no establecerte en tu escasez. Enfócate en todos tus recursos, valora tus fortalezas y el camino recorrido, para poder dar el siguiente paso desde esta base. Si observas y aceptas tus emociones adictivas, tus inseguridades, miedos, resistencias al cambio, sensación de no merecimiento… poco a poco podrás darte cuenta desde la afirmación de la vibración del amar del «si merezco,” “si puedo”.

Cuando identificas un patrón de pensamiento basado en el miedo, una creencia que te limita, por muy pequeña que sea, tienes la capacidad de establecer un diálogo interno desde donde aprender de tus errores sin juzgarte o machacarte. Así evitarás repetirlos y podrás responder a cada situación y relación desde la consciencia y no desde la reactividad automática que disfrazamos del “yo soy así”.

Para este mes de octubre te invito a PARAR- OBSERVAR- RESPIRAR Y DARTE CUENTA de ese pensamiento y la emoción adictiva que lo acompaña, sintiéndola en el cuerpo en el momento presente y desde ese amor incondicional a lo más puro y auténtico de tu ser. Permitiéndote responder y romper esos automatismos que no te permiten cambiar nada. Sal de tu zona de confort y permítete hacer magia, desde los pequeños cambios, día a día, paso a paso, sin prisa, dándote espacio.

Gracias por permitirme compartir contigo esta reflexión surgida de este caótico, intenso y maravilloso mes de septiembre.

¿Quieres activar el modo ser?
¡Te regalamos 3 audios de Mindfulness!

Si te suscribes a nuestro boletín semanal sobre Mindfulness y psicología positiva, Activando el modo ser, te regalamos como bienvenida tres audios breves de distintas duraciones, guiados por algunos miembros de nuestro equipo:

-PAUSA CONSCIENTE (3m) de Maricruz Lavín.

-PRÁCTICA DE STOP (4m) de Iñaki Guridi.

-CONECTANDO CON LA RESPIRACIÓN (10m) de Mercedes Piñeiro.

Mientras tanto, que disfrutes de este momento... ¡el único que hay!

(Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad)

 

You have Successfully Subscribed!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación y ofrecerte servicios acordes con tus preferencias. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar