fbpx
Ser libre al decidir la respuesta

Ser libre al decidir la respuesta

“De repente como si un volcán erupcionase… entonces, sintió que su corazón se disparaba y su rostro se calentaba y se vio desbordado de recuerdos y en pocos segundos se apoderó de ella un relato interno que decía…”

Si, en momentos así, te concentras en la sensación de los pies en el suelo puedes permanecer presente y esto influye radicalmente en el secuestro emocional que se produce cuando un elemento estresor ocupa tu campo de conciencia. Este “truco mindful” te permitirá librarte del secuestro abriendo espacio a tu capacidad de influir en la forma en que experimentas tus emociones y en el modo en que las expresas.

Son muchos los modos en que podemos hacer esto, desde decidir hacia dónde dirigir nuestra atención hasta respirar más profunda y relajadamente. Todos estos ajustes afectan al modo en que experimentamos y expresamos nuestras emociones y por extensión también al modo en que experimentamos nuestra vida.

Con el objetivo de consolidar nuestra estabilidad y autorregulación aprendemos a emplear nuestra atención como una linterna, dirigiéndola hacia determinados estímulos y aumentando así nuestra sensación de control. Si, por ejemplo, estás sentada focaliza tu concentración hacia alguna sensación interna que te ancle físicamente, como el contacto de tu espalda con la silla o el sofá.

 

Prestar atención al cuerpo ¿Por qué?

Sortear el cuerpo es a menudo una estrategia muy comprensible para mantener a raya los elementos abrumadores. Desconectar del cuerpo es a fin de cuentas una forma de tratar de controlar las emociones. Pero el hecho de evitar las sensaciones desagradables te hace más vulnerable a verte desbordada y arrastrada por la irrupción súbita de emociones radicales.

El mindfulness y la meditación van precisamente en la dirección contraria aumentando nuestra conciencia de las sensaciones corporales sutiles, lo que puede, en varios sentidos resultar beneficioso. Puedes descubrir señales que indican claramente que el estrés está aumentando como por ejemplo una tensión detrás de los ojos, mejillas acaloradas o una corriente repentina de pensamientos de frustración.

Pero más interesante aun si cabe es que el aumento de la conciencia corporal puede ayudar a darse cuenta de que las emociones físicas son fluidas y están cambiando de continuo. Una simple exhalación alivia ligeramente una tensión de estómago y te recuerda que tu mundo interior no es fijo sino provisional.

Y con el tiempo y la practica te das cuenta de que puedes tolerar ese malestar sabiendo que las sensaciones perturbadoras procedentes de tu interior acabarán cambiando y las comunicaciones perturbadoras del exterior tampoco importan tanto. Y sobre todo, ese sofoco es energía de supervivencia. Acéptala también.

Este hallazgo establece una relación diferente con tu cuerpo y te permite reconocer algo maravilloso: que está de tu parte y lucha por mantenerte en equilibrio.

 

 

Solsticio de verano

Solsticio de verano

El próximo lunes 21 de junio celebramos el día más largo del año y el más luminoso. Además, es el día en que se celebra también el día internacional del yoga. En ModoSer celebramos este día entrenando cuerpo – mente y enseñando a fluir en cada experiencia de la vida.

Nuestra propuesta desde ModoSer es conectar con ese sol, esa luz, esa chispa que late en el corazón, para conservar la misma intención durante las prácticas que te ofrecemos.

A favor de ti

Ir a favor de tu conciencia corporal supone no solo saber crear una base estable para tu practica meditativa, también te facilita algo tan sencillo como caminar correctamente cuidando tus articulaciones. Por ejemplo: cuando pasees recuerda llevar la cabeza alta, mira hacia adelante no hacia abajo. El cuello y los hombros deben estar relajados, que no haya tensión. Balancea tus brazos suavemente, con una ligera flexión de codos. Activa los músculos del estómago. Lleva atención a que la espalda esté alargada, que no se desplace tu columna ni hacia adelante ni hacia atrás. Y si además llevas conciencia a apoyar primero el talón y luego los dedos, estarás entrenando un caminar consciente que te permitirá relajarte y disfrutar del paseo.

Estar activo tiene un gran impacto en la salud mental; ayuda a que el cuerpo produzca sustancias químicas para sentirte bien. Son los químicos de la felicidad que viven en tu cuerpo y que se estimulan de manera natural. Mediante los ejercicios de respiración fortalecemos el diafragma y optimizamos la función respiratoria. Con la meditación, revisamos lo que nos genera sufrimiento y aprendemos a gestionarlo para sentir paz mental y emocional. Cuando ejecutamos las posturas (asanas) favorecemos equilibrio, flexibilidad y fortaleza.

 

La postura corporal durante las prácticas meditativas, de yoga o incluso cuando caminamos por el campo, refleja cuales han sido tus creencias internas y actitud vital. Atendiéndola, reeducándola, favoreces tu bienestar y tu salud en general por los muchos beneficios que ofrece estar en armonia interior.

Todo suma a la hora de practicar una manera mas amable de vivir, con coherencia interna y desarrollando una dinámica de progreso. Porque la autoconsciencia no solo consiste en darnos cuenta de lo que no funciona. También y sobre todo, en ser consciente de lo que uno hace bien y de las propias fortalezas.

Que esta noche de solsticio te proponga claridad y libertad para decidir como afrontar el próximo momento. 

 

Yoga: una receta práctica para la calma

Yoga: una receta práctica para la calma

Una práctica sistemática de yoga

que incluya elementos de meditación, puede ayudar a revertir la senda del estrés y a reconducirte a la calma. MindfulYoga es el yoga “atento” que te proponemos en ModoSer. Si, además, lo conviertes en una práctica regular te permitirá reprogramar tu vida aportándole más atención, claridad mental y la energía necesaria para hacer ajustes en tu estilo de vida como comer sano, dormir mejor y vivir conforme a tus propios propósitos.

No hace falta definir el estrés. Conocemos bien sus sensaciones: tensión, temor, agotamiento… siempre opuestas al bienestar que sientes después de una sesión de yoga. Pero, aunque pensemos que el estrés es solo un estado emocional, lo cierto es que afecta a nuestro estado físico: dolores de cabeza y de cuello, fatiga, dolores de espalda, trastornos digestivos, insomnio… ¿te suenan?

La buena noticia es que a través del Yoga y el entrenamiento en mindfulness podemos poner en funcionamiento nuestros propios motores de bienestar.

Encuentra tu lugar, crea tu propia ruta mindful y aprovecha para activar tu fuente de alegría interna.

Con el buen tiempo podemos aprovechar los desestresantes naturales que tenemos a mano: pasear por el campo, tomar el sol, ir a la montaña… Piensa en actividades para el tiempo libre estupendas para tu calma mental como la jardinería que te puede aportar paciencia y bienestar interior.

Respira paz y coherencia interna

Escúchate respirar. Deja que la duración de tu inhalación y tu exhalación sea similar. La respiración profunda, lenta y, sobre todo, suave y natural, relaja el sistema nervioso e invita a la mente a enfocarse. Dentro de las respiraciones conscientes que proponen un patrón podemos incluir la respiración por coherencia cardíaca que puedes practicar en casa o en el trabajo. Permite controlar las aceleraciones y desaceleraciones del corazón, se trata de inspirar y espirar lentamente de forma voluntaria para sincronizar la respiración con el ritmo del corazón, gracias a esta sincronización se ofrece un patrón coherente al cerebro que lo interpreta positivamente. Cuando el ritmo cardiaco es incoherente, provoca que nuestra fisiología se vea alterada.

La ‘respiración por coherencia cardiaca’, permite aliviar el estrés y, de paso, prevenir las enfermedades cardiovasculares. Lo dice la Fundación española del Corazón.

Te guio:

En un entorno tranquilo, siéntate en una silla con la espalda recta, los pies en el suelo, sin cruzar las piernas y las manos apoyadas sobre tu corazón, sin presionar. Durante el ejercicio focaliza tu atención en la entrada y salida del aire.

Inspira por la nariz durante 5 segundos, hinchando el abdomen.

Espira por la boca durante 5 segundos, contrayendo el abdomen.

Que sea la armonía lo que te motive

 

¿Quieres activar el modo ser?
¡Te regalamos 3 audios de Mindfulness!

Si te suscribes a nuestro boletín semanal sobre Mindfulness y psicología positiva, Activando el modo ser, te regalamos como bienvenida tres audios breves de distintas duraciones, guiados por algunos miembros de nuestro equipo:

-PAUSA CONSCIENTE (3m) de Maricruz Lavín.

-MEDITACIÓN DEL LAGO (7m) de Luis Valdivieso.

-CONECTANDO CON LA RESPIRACIÓN (10m) de Mercedes Piñeiro.

Mientras tanto, que disfrutes de este momento... ¡el único que hay!

(Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad)

 

You have Successfully Subscribed!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación y ofrecerte servicios acordes con tus preferencias. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar